76
 Sumario
Revista Bimensual
Gratuita
Año 11
Agosto Septiembre /14

Editorial //
Fiebre de primavera

La llamada fiebre de primavera no es una enfermedad. Son una serie de síntomas físicos y psicológicos asociados con la llegada de la primavera, como el incremento de energía y vitalidad.
Durante el invierno se agotan las reservas de serotonina, llamada la “hormona de la felicidad”, su producción depende de la luz solar. En cambio, son notorios los efectos de la melatonina, “la hormona del sueño”. Pero al llegar la primavera el cuerpo cambia sus niveles hormonales, lo que se ve reflejado en los cambios de humor.
La fiebre de primavera es un ejemplo más de como nuestra vida diaria está gobernada por los cambios estacionales. En ciudades como la nuestra en la que el contacto con la naturaleza es diario y constante, todos sentimos que hay algo diferente en el aire, en el mar, el sol brilla, las plantas empiezan a darnos sus flores, los colores están más vivos y nosotros sonreímos con mayor facilidad.