94
 Sumario
Revista Bimensual
Gratuita
Año 13
Febrero Marzo / 17

Editorial //
La tolerancia

“Fundamentalismo, integrismo, racismo seudocientífico son posiciones teóricas que presuponen una doctrina. La intolerancia se plantea antes de cualquier doctrina, En ese sentido, la intolerancia tiene raíces biológicas, se manifiesta entre los animales como territorialidad, se funda en reacciones emotivas a menudo superficiales: no soportamos a los que son diferentes a nosotros, porque tienen la piel de un color diferente, porque hablan una lengua que no comprendemos, porque comen ranas, perros, monos, cerdos, ajo, porque se hacen tatuajes…
La intolerancia por lo diferente o por lo desconocido es natural en el niño, tanto como el instinto de apoderarse de todo lo que desea. Al niño se lo educa a la tolerancia poco a poco, así como se lo educa al respeto por la propiedad ajena y antes aun, al control del propio esfínter.
Desafortunadamente, sí todos llegan al control del propio cuerpo, la tolerancia sigue siendo un problema de educación permanente de los adultos, porque, en la vida cotidiana, estamos expuestos siempre al trauma de la diferencia. Los estudiosos se ocupan a menudo de las doctrinas de la diferencia, pero no lo suficiente de la intolerancia salvaje, porque escapa a cualquier definición o posición crítica. (…)La intolerancia más peligrosa es precisamente aquella que surge en ausencia de cualquier doctrina, como resultado de pulsiones elementales. Por eso no puede ser criticada y mantenida a raya con argumentos racionales.”

Fuente: Umberto Eco/Cinco escritos morales